Y titular así este artículo también. Existe mucha ciencia, neurociencia y neurosis acerca del marketing y de la necesidad imperiosa de utilizar todos sus recursos para un mismo fin. Cada día se crea una nueva forma de marketing con un nuevo nombre, una nueva descripción y nuevas herramientas para implantar en nuestra empresa.  ¿Cómo es esto posible? Pues porque no se está inventando nada… estamos poniendo nombre a acciones que siempre hemos realizado y que ahora las aplicamos de otra manera y en distintos entornos.

El marketing estudia el comportamiento humano, nuestros deseos, inquietudes y expectativas para diseñar técnicas, herramientas y acciones que consigan que caigamos rendidos ante una marca. ¿Y no hacemos nosotros lo mismo en nuestras vidas? Ofrecer nuestra mejor versión teniendo en cuenta los deseos, inquietudes y expectativas de nuestro público objetivo para que caiga rendido ante nosotros.

Utilizando algunas de las referencias del artículo “18 tipos de marketing, publicidad y branding” de Javi Ramos he querido acercarme con amor y humor a los distintos tipos de marketing y sus paralelismos en nuestro día a día, o como a mí me gusta llarmarlo, el Daily Marketing.

Un cotilleo con enjundia, protagonizado por personajes conocidos por tu público, meticulosamente escogido, y contado con maestría: descripción pormenorizada de la situación, imitación de voces y gestos, utilización de pausas dramáticas y broche final con debate sobre posibles consecuencias y daños colaterales. Marketing de contenidos.

Convencer a tu cuadrilla para que te acompañe a las fiestas de tu pueblo con una narración emocionada y exagerada que las describa como una mezcla entre los Sanfermines, los carnavales de Río y el Oktoberfest añadiendo además los múltiples beneficios intangibles que obtendrán. Marketing experiencial.

Realizar una representación teatral ante tus padres enumerando las ventajas de acudir a un concierto, incluyendo un aumento considerable de tu rendimiento académico provocado por una felicidad absoluta y una planificación logística en la que siempre aparece la madre de una amiga, una amiga responsable y con cabeza. Neuromarketing.

Después de muchas poses y filtros aparecer sonriente, desenfadada y feliz con una frase positiva y profunda estilo Coelho en el perfil de Whatsapp lanzando un mensaje al mundo de “No me puede ir mejor”. Marketing Mobile.

Ligar, en general. Marketing de guerrilla.

¿Cuál es mi conclusión de todo esto? ¿Qué subrayaríamos con fosforito amarillo? Vamos a dar la mejor versión de nosotros mismos allá donde vayamos y nos dediquemos a lo que nos dediquemos porque el marketing is in the air ¿Por qué se nos da tan bien el marketing que practicamos sin saberlo? Porque conocemos a nuestro público. Conoce a tu público y conquistarás el mundo, o por lo menos sabrás qué necesitas para conquistarlo, igual es suficiente con llevarlos a las fiestas de tu pueblo…