Si hablamos de branding y cine tenemos que hablar de Tarantino. Hay directores que han conseguido crear un estilo propio a lo largo de sus filmografías que es identificable por todos. Quentin Tarantino es uno de ellos. ¿Cuáles son las claves del estilo tarantiniano? Son varias las características que identifican una película suya desde el primer fotograma como son la excesiva violencia o los diálogos interminables llenos de palabras malsonantes, pero las que podemos considerar únicas son dos. Por un lado, el fetichismo por los pies que muestra sin pudor siempre que puede; y por otro, esos planos innovadores desde el interior del maletero de un coche. Y cuando se trata de diseñar la cartelería consigue trasladar la misma estética retro y de serie Z que aparece en sus películas utilizando tipografías americanas con fuertes contrastes de color.

 

tarantino-y-su-branding-bastardo-key2


 

 

Pero si hay algo que diferencia a Quentin Tarantino de otros directores es la creación de marcas comerciales ficticias para sus películas. El diseño de marcas en el cine existe desde siempre pero Tarantino va un paso más allá, a él no le vale únicamente con que la marca sea creíble dentro del film si no que siempre tiene que aportar algo más. Unas veces nos dará pistas acerca de la trama, otras rendirá homenaje a otra película o simplemente serán guiños a amigos suyos. Y son marcas tan bien definidas que las hemos podido ver en distintas películas a lo largo de su filmografía llegando a aparecer también en producciones de otros directores que quisieron rendirle homenaje.

Más de 20 marcas han sido creadas para sus películas, éstas son mis favoritas:

Big Kahuna y Red Apple

Son las marcas más conocidas y más utilizadas por sus personajes. El nombre de Big Kahuna significa en la jerga de las bandas ‘pez gordo’ y fue creada para Pulp Fiction en referencia a Marcelus Wallace, el pez gordo de la película. La marca de tabaco Red Apple también se estrenó en  Pulp Fiction y desde entonces ha aparecido en todas sus películas adaptando el diseño a los distintos contextos históricos.

 

tarantino-y-su-branding-bastardo3


 

Big Jerry Cab Co.

Es la empresa de taxis de Pulp Fiction que utiliza Bruce Willis tras el combate. Big Jerry es el apodo que utilizaba Tarantino para llamar a Jerry Martínez, su amigo y compañero en el mítico viodeoclub donde ambos empezaron, el Video Archives. Jerry Martínez además de dar nombre a la cadena de taxis es el diseñador de su logotipo y también fue el creador de las hamburguesas Big Kahuna.

 

tarantino-y-su-branding-bastardo-big-jerry


 

Wascomed Adrenaline

Es la marca del fármaco que Vincent inyecta a Mía en Pulp Fiction para poder salvarle la vida, una de las escenas más recordadas de la película.  Al igual que con los taxis de Big Jerry, Wascomed es un homenaje al creador de la marca, el diseñador de producción de Pulp Fiction David Wasco.

 

tarantino-y-su-branding-wascomed


 

Cabo Air

Esta falsa aerolínea mexicana fue creada para la película Jackie Brown. El nombre está inspirado en la ciudad mexicana Cabo San Lucas, y lo más curioso es el indudable parecido con el logotipo de Cocainómanos Anónimos, ¿casualidad? Pues no! Tratándose de Quentin nada de lo que sale en pantalla es fruto del azar, de hecho es bastante premonitorio…

 

tarantino-y-su-branding-cabo-air


 

Como veréis Quentin Tarantino ha demostrado ser no solo un gran director y guionista si no también un cuidadoso director de arte que ha conseguido dar vida a las marcas más allá de las películas. Al estudiar su filmografía nos damos cuenta de que Tarantino ha creado un universo bien definido, presentándonos un producto coherente, genuino y creíble.

Como diseñador y cinéfilo tengo especial admiración y debilidad por el director de Knoxville que ha sabido utilizar el diseño gráfico como una herramienta eficaz en la comunicación de sus películas. Quentin hace en su trabajo lo que intentamos hacer muchos diseñadores gráficos: nutrirnos de mil referencias, tanto musicales como del cine, del arte… y meterlas todas en una batidora para obtener así algo único y personal, con mucha identidad propia.

En definitiva, podemos concluir que una película es como una empresa y cuando trabajas todos  los detalles de la marca por muy insignificantes que parezcan y lo haces con pasión y dedicación obtendrás el aplauso del público.

 

– THE END –