“Lo que el ojo ve y los oídos oyen es lo que la mente cree”.

Esta frase genial pertenece a Harry Houdini, el personaje que tantas alegrías nos ha dado. Erik Weisz, ése era su nombre, fue además del más famoso escapista de todos los tiempos, un gran fan de la publicidad y el marketing, tal es así que sus amigos decían de él que no acudía ni a un entierro sin llamar a un par de reporteros. ¿Por qué? Porque si no lo ves, si no lo oyes… no te lo crees.

 

La Guerra de los Mundos

10 actores y 27 músicos capitaneados por Orson Wells recrearon ‘La Guerra de los Mundos’ a través de las ondas radiofónicas. El 30 de octubre de 1938 Estados Unidos llegó a creer que estaba siendo invadido por alienígenas.

 

“¡Qué importante es la Comunicación en una empresa!” Cuántas veces hemos oído esa frase…. Lo importante es lo que dices y cómo lo dices, y tan importante es acertar en lo que dices como acertar en lo que omites. La selección correcta de los ingredientes presentada de una manera atractiva es la clave. Pero habría que añadir otra variable más: el escenario. Hoy más que nunca la elección del escenario o escaparate en el que quieres mostrar tu marca es tan fundamental como el mensaje que quieres transmitir. El escenario debe ser adecuado, proporcionado, efectivo y con ‘turno de alusiones’ para tus receptores.

Parece sencillo, verdad? Un ejemplo basado en hechos reales. Una compañía ha recibido por segundo año consecutivo el premio a la innovación en su línea de productos, parece interesante, pero tiene una web obsoleta hecha en flash, un logotipo del año de su fundación, una página de Facebook que no actualiza desde 2009 y al rótulo de su empresa le falta una A. En este caso, ¿qué ven tus ojos?